BERLÍN.- El Tribunal Superior de Schleswig-Holstein aprobó hoy la deportación a España del expresidente de Catalunya, Carles Puigdemont, acusado de mal uso de fondos públicos de que fue inculpado por el gobierno español.

El cargo de rebelión, sin embargo, no lo reconoció ese tribunal alemán.

El expediente pasó a la Fiscalía de Schleseig Holstein para aprobar, la deportación, un proceimiento del que se carece de fechas para su cumplimiento.

Al respecto,Puigdemont declaró hoy satisfecho con la decisión del Tribunal, que aprobó su deportación a España acusado del delito de malversación de fondos públicos, pero no el de rebelión.

En un mensaje de Twitter, Puigdemont señaló que “con la decisión del tribunal regional alemán la mentira principal del Estado quedó extinguida. La Justicia alemana rechaza que el referéndum para la indepedencia el 1 de octubre haya sido una rebelión”.

Si bien la Fiscalía de Schleswig-Holstein consideró desde un inicio que procedía la deportación de Puigdemont, el Tribunal Superior le permitió quedarse en suelo alemán porque consideró que los sucesos no llenaban la tipificación de ese delito. El político catalán se estableció en Berlín.