¿Y LOS DEMÁS QUÉ?-. En la última etapa de su campaña, Andrés Manuel López Obrador volvió a sorprender a amigos y enemigos cuando anuncia en el sureste la suma a su grupo de trabajo de destacados ex panistas Manuel Espino y Germán Martínez Cázares.

En Espino no es nuevo cambiar, hace seis años apoyó a Peña Nieto ¿pero Germán a MORENA?.

Da la casualidad de que tanto el duranguense Manuel de Jesús Espino Barrientos como el michoacano Germán Martínez Cázares fueron en su momento, protagonistas del “cambio”, el primero en el sexenio de Vicente Fox y el segundo entre el feneciente foxismo y el naciente calderonismo, gozando ambos de todas las confianzas de los presidentes.

Manuel Espino fue presidente del PAN de agosto de 2002 a diciembre de 2005. Germán Martínez lo sucedió , obedeciendo el cambio a las inquietudes del presidente Fox a quien se le iba el PAN de las manos. La llegada de Germán Martínez ya fue con la maquiavélica intervención del “hijo desobediente” Felipe Calderón, quien a la postre resultó candidato presidencial…y ganador.

Alejados del PAN que les dio todo como sus diputaciones federales y secretarías de estado, se retiraron pero en 2012 Espino se acercó al entonces candidato priista Enrique Peña Nieto, le prometió el oro y el moro pero no alcanzó ningún cargo oficial en el nuevo gabinete priista. Su adhesión a AMLO en junio pasado lo pintan de cuerpo entero, oportunista

IMMS-. El pasado fin de semana el virtual presidente electo Andrés Manuel López Obrador anunció a los medios que apoyaría la designación del ex panista Germán Martínez Cázares para ocupar la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social, institución médica pivote para los trabajadores del país con membresía superior a los 50 millones.

Esa institución que hasta hace cinco años estaba en números rojos, en 2016 pasó a tener números negros, dinamizó sus ritmos de atención, calendarizó operaciones quirúrgicas en fines de semana, implantó compras consolidadas de medicamentos y muchas novedades más en beneficio de sus derechohabientes, ganadores de la reforma que hizo su director general Mikel Arriola.

Subieron tanto los bonos de Mikel que lo hicieron candidato a la jefatura de gobierno capitalino, pero la buena fama no alcanzó y perdió. Ojalá y pronto lo rescaten

Ahora López Obrador apunta a Germán Martínez Cázares para dirigir esta institución macro del gobierno, los empresarios y los trabajadores, -por eso de las cuotas tripartitas-, a quien seguramente le advierte cualidades para manejar esta institución. Si usted pregunta los méritos del propuesto pues a primera vista es su apoyo público al antes candidato y hoy presidente electo.