Por Eleazar Flores

NO ES 1ª. VEZ-. El candidato presidencial de “juntos haremos pre historia” Andrés Manuel López boletinó apresuradamente, su reunión con el fundador del PRD Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, partido que ambos fundaron y después abandonaron, como antes le hicieron lo mismo al PRI.

Hasta donde se sabe, Cuauhtémoc era funcionario de la CDMX en tiempos de Miguel Ángel Mancera, hoy con el PAN-PRD y Ricardo Anaya. Cuánta convicción del michoacano.

Muy futurista –u oportunista-, el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas siente que el tabasqueño está a un paso de conseguir su anhelo de casi 20 años, ganar la elección presidencial el primero de julio por lo que le conviene quedar mejor con el ganador que con el posible perdedor, que sería el panista amarillo Ricardo Anaya, plantado según las encuestas, en segundo lugar.

Cuando Miguel Ángel Mancera Espinosa era jefe de gobierno apoyado por el PRD, Cuauhtémoc Cárdenas le aceptó el cargo de atender el despacho de “asuntos internacionales” de su administración, lo que causó extrañeza, pero siendo un gobierno izquierdista el de Mancera, algunos le “perdonaron” al ingeniero michoacano un trabajo de segunda.

Ya en 2017 Mancera persistió en su propósito de ser candidato presidencial, vinieron las alianzas y al concretarse la del PAN-PRD-PMC dobló las manos ante quien encabezaría dicha alianza, el queretano Ricardo Anaya, una vez que éste logró, con su egoísmo, la salida de la abanderada mejor posicionada e incluso muy cerca de López Obrador, la señora Margarita Zavala.

Ante su “voluntaria” renuncia a la candidata presidencial Mancera dijo públicamente que le interesaría “ser fiscal de la república” y si gana Anaya la chamba la tiene segura pues su separación del escaño de Senador sería más fácil. La senaduría plurinominal la tomó Mancera para tener vigencia política seis años más, por lo que pudiera ofrecerse a él y a su aliado Anaya… si pierde.

Como verá, un círculo político de puras lealtades, empezando con la de Cuauhtémoc Cárdenas, antes mancerista, hoy guiñándole el ojo al peje.

NEGATIVA A AMLO-. De acuerdo a informaciones de medios electrónicos, los internacionales Tigres del Norte le han dicho “no gracias”, a la invitación de AMLO para actuar en su acto masivo de cierre de campaña en el estadio Azteca. Muchos que les criticarán la negativa pero también serán muchos más los que apoyen esa decisión. Los Tigres están más allá del bien y del mal.

Esto no los exenta de posibles riesgos persecutorios en caso de que el tabasqueño gane la elección presidencial del primero de julio, como le sucedió al extinto Juan Gabriel quien en el foxismo sufrió persecución fiscal.