CIUDAD DE MÉXICO.- A propósito de las adicciones del astro argentino Diego Armando Maradona, éste alguna vez departió en una fiesta con el Sol de México, Luis Miguel, quien le pagó todo el bacanal al campeón del mundo en México 86.

De acuerdo con ESPN, El Pelusa y su representante Guillermo Coppola, estaban en Pachuca, a menos de 100 kilómetros de la Ciudad de México, donde esa noche se presentaría el cantante mexicano, quien decidió invitarlos a ambos al recital.

Maradona y Coppola aceptaron la invitación, pero llegaron tarde y se quedaron sin lugares en primera fila. Esto provocó la molestia del campeón del mundo, quien comenzó a pedirle a su representante que se fueran, a lo que respondió: “¿A dónde? Ya estamos acá, vamos a comer. Tranquilo”.

Ya instalados, pidieron botellas de champagne de cristal rosado con un precio de entre 400 y 500 dólares. En total, según Guillermo Coppola, pidieron alrededor de 12 o 13 botellas, aunque compartieron con la gente porque “nosotros solos, imposible”, explicó Coppola , en entrevista con TyC Sports.

Tenía que pagar Luis Miguel, no íbamos a pagar nosotros”, dijo el empresario argentino sobre la cuenta que osciló entre los cuatro mil 800 y seis mil 500 dólares.

Posteriormente fueron a los camerinos, “le dejamos la cuentita, dejamos saludos y nos fuimos. Ni lo vimos… Lo vimos cantando, festejamos, aplaudimos”.

“Esas cosas son inolvidables. Éramos compinches, nos mirábamos y sabíamos que hacer”, concluyó su anécdota.