Hoy sabremos si el PRI nos da una vez más agua de borrajas. Y algo más: si Enrique Ochoa por fin merece confianza.