• Origen y desarrollo de la campaña contra Ricardo Anaya
  • PRI y gobierno lo pararon, pero no lograr aupar a Meade
  • López Obrador se propone liderar el salvamento del PES

Una pregunta permitía pulsar la animosidad del poder:

-¿Quién va a ganar?

-No sé quién va a ganar, pero sí quién va a perder.

-¿Quién es?

-¡Ay, amigo, pues Ricardo Anaya!

Las provenía tanto de altos funcionarios como jerarcas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) e integrantes del equipo de campaña de José Antonio Meade.

Aquéllos, ésos y éstos estaban inmersos en una cruzada marcada desde diciembre desde la cúpula del poder, como informamos ayer en este espacio.

Los anayistas se acercaron a los priístas y propusieron una alianza de facto –manera elegante de inducir el voto hacia algún candidato sin declinaciones formales- para frenar a Andrés Manuel López.

Anaya estaba seguro de llegar a la elección muy cerca del tabasqueño y desde esa posición sumar para sí a priístas, panalistas y verdes mediante el llamado voto útil.

La negativa decembrina fue tajante desde Los Pinos a influjo de Aurelio Nuño:

-Nada con Anaya

AQUEL ENCUENTRO CON SALINAS…

Luego vino la embestida, adelantamos ayer aquí.

Desde el gobierno y en el entorno de José Antonio Meade se animaron.

Vieron la posibilidad de colocarse en segundo lugar y para desbancar al panista Ricardo Anaya lo atacaron por sus negocios turbios con el empresario Manuel Barreiro.

El efecto fue dual:

Anaya acusó los golpes y los pagó con caídas o al menos el estancamiento en las tendencias, pero los priistas y el gobierno no pudieron levantar la campaña de Meade.

Los dos bandos se destrozaron mientras López, sin competidor al frente, escalaba encuestas y capitalizaba el hartazgo social con acusaciones de corrupción al gobierno y al PRI.

El presidente no cedió porque se sintió traicionado por quien impulsó como coordinador panista, proyectó como presidente de la Cámara de Diputados y facilitó su ascenso a Acción Nacional (PAN).

Anaya se sintió predestinado al ganar siete de 12 gubernaturas en 2016 y desde entonces enfocó su campaña contra Peña y el PRI y para colmo acudió a Carlos Salinas.

Este encuentro, dicen los informes llegados al despacho presidencial, se dio en septiembre y lo llevó un tótem panista, hombre muy cercano al ex presidente.

Ya no hubo vuelta atrás y así se facilitó el triunfo del de Macuspana.

AMLO ACUDIRÁ AL RESCATE DEL PES

1.- Anote usted un dato: Andrés Manuel López se involucrará en la preservación del registro del Partido Encuentro Social (PES).

Porque le interesa conservar la alianza con cuyo apoyo alcanzó la Presidencia y, para lograrlo, estará en contacto permanente con el dirigente Hugo Erick Flores.

2.- La reorganización de Banco Azteca tiene la intención de incorporar las amplias capas sociales más vulnerables del país.

Con ellos ha crecido y tanto Alberto Tanús  como Andrés Aymes deberán reforzar este trabajo como directores de Crédito y Cobranzas y de Captación y Sistemas de Pago.

Las designaciones de Pedro Padilla Longoria y Alejandro Valenzuela, director general del Grupo Salinas y de Banco Azteca respectivamente, se reforzaron con una instrucción: innovar productos y servicios financieros.

Y 3.- Televisa difundió ayer sus resultados relevantes del segundo trimestre del año y muestra un crecimiento sólido.

Las ventas netas consolidadas y la utilidad de los segmentos operativos crecieron 16.2 y 14.1 por ciento.

A la vez, las ventas y la utilidad del segmento operativo de cable aumentaron 9.8 y 8.2, en tanto Sky reanudó su crecimiento con 51 mil suscriptores.

Y como el Mundial de futbol está de moda, Televisa ganó 817 millones con el licenciamiento de esos derechos.