CIUDAD DE MÉXICO.- El candidato presidencial de coalición Todos por México, José Antonio Meade reitero que es a Andrés Manuel López Obrador a quién debe cuestionarse por sus vínculos en el caso Oderbrech.

Durante su participación en el tercer debate, Meade Kuribreña afirmó que la familia de Jaime Jiménez Espriú, virtual Secretario de Comunicaciones y Transportes de López Obrador tenía relación con la empresa brasileña vinculada a escándalos de corrupción.

Dicha afirmación sirvió como respuesta a lo señalado por Ricardo Anaya, candidato de Por México al Frente,  quién asevero que el ex secretario de Energía hizo caso omiso durante su gestión de la sociedad formada entre Pemex y Odebrecht. 

Al respecto, el priista afirmó que la operación entre Pemex y un consorcio integrado por Braskem de México (subsidiaria de Oderbrecht) y por IDESA se realizó antes de que el ocupará dicho puesto, por lo que las preguntas tendrían que ser para Jiménez Espriú, quien fuera el presidente del Consejo de Administración de la empresa.

“El tema Odebrecht que llamó la atención en el debate, tiene que ver con un ángulo específico que es una operación que se celebra en el 2010, antes de que yo fuera secretario de Energía, entre Pemex y un consorcio integrado por Braskem de México y por IDESA, Braskem siendo una subsidiaria de Odebrecht”, sostuvo.

“Hoy reitero, es que cualquier duda, cualquier consulta, cualquier interrogante al amparo de ese contrato habría que dirigírsela a quien en su oportunidad, según documentos presentados por Morena, se ostenta como quien fuera el presidente del Consejo de Administración de la empresa, de Idesa, socia de Braskem y que, por lo tanto, estaría en mucha mejor posibilidad que yo de explicar cualquier circunstancia alrededor de ese contrato, siendo ellos los beneficiarios patrimoniales del mismo, y siendo él, en particular, integrante del equipo cercano a Andrés López Obrador”.

El candidato priista aseveró que Espriú “no solamente tenía cargos directivos, sino que es familiar de los principales accionistas de la empresa”.

Por último, Meade aprovechó la oportunidad para declararse ganador del debate, aseverando que 64 diferentes sondeos avalan su triunfo.