Por Eleazar Flores

CONFIADOS-. La mejor campaña mediática de “los cuatro” es la de Andrés Manuel López Obrador no tanto por atinada sino porque las de “los tres” restantes son lo que sigue de pésimas, comenta un operador cercano a empresas encuestadoras, que ratifica la delantera del tabasqueño.

Del tricolor, “sólo un milagro de los operadores de tierra salvaría a Meade”, no los dirigentes.

Estructuras de gobiernos estatales priistas y comités de las mismas entidades, como nunca, no sólo no apoyan, se nota su alejamiento entre comités municipales y los otrora “delegados políticos” que antaño hacían labores de apoyo en forma discreta pero eficiente en ocasiones, revela la voz de la empresa encuestadora que recorre el país y cuyos resultados dará el viernes 15.

PRUEBAS CONVINCENTE-.Al día siguiente, y subsecuentes, de la entrevista AMLO-empresarios, fue unívoca la versión de que “todo estuvo bien, se limaron asperezas” según declaró atiborrado de cámaras y grabadoras el tabasqueño, dejando en la opinión pública la idea de no haber  discordancias como realmente sucedió. Aquí es donde se vio la mano de su área de prensa.

Pocos medios y hasta días después, dieron versiones del empresariado, principalmente del presidente del  Consejo de Hombres de Negocios,  “órgano apartidista pero no neutral,, mucho menos indiferente, que defiende el libre mercado y la libre competencia”, reclamó calificativos como “mafia del poder y traficantes de influencias, beneficiarios de la corrupción”, advirtió el presidente empresarial  Alejandro Ramírez, dueño de CINÉPOLIS.

La mayor parte de los medios, impresos y electrónicos, “entraron” con las declaraciones del peje, lo que demuestra la eficiencia de su área de prensa, pero periodísticamente tuvieron tanto o menor peso las aclaraciones del empresario de salas de cine, quien le dijo a López Obrador que esas descalificaciones hacia el empresariado “nos duelen y ofenden, al igual que usted nos ofende la corrupción y la riqueza mal habida pero nos parece injusto señalar sin fundamento”.

¿CONFORMISMO?- Entidades gobernadas por el PRI, en cuyos territorios y comunidades se pulsó el sentir de sus habitantes, sienten nostalgia de campañas anteriores, cuando los candidatos a todos los cargos pero sobre todo de quienes buscaban las alcaldías recorrían sin descanso pueblos y colonias, hoy aprecian quietud que raya en la indiferencia o cuando menos poca actividad.

“A lo mejor ya se resignaron por el tercer lugar del candidato presidencial pero en las presidencias municipales se podría hacer muchos más”, comentó un grupo de personas participantes en otros procesos y que hoy han sido marginadas, no obstante haber demostrado eficiencia y buenos resultados. A 20 días de las elecciones hay desconcierto y desánimo para priistas de cepa.