CIUDAD DE MÉXICO.- La defensa de la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo presentó una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la que afirma que autoridades judiciales se confabularon con la Procuraduría General de la República (PGR) para convertir en su cliente en una presa política.

El abogado Marco Antonio del Toro explicó que está situación derivó de la oposición de la ex maestra a la Reforma Educativa y su respaldo al candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, según informó MVS Noticias.

Señaló que la averiguación previa que llevó a la cárcel a Gordillo fue integrada en sólo siete días con delitos fabricados, lo anterior con el apoyo de jueces a modo.

Agregó que ya existen pruebas de que algunos “malos” funcionarios del Poder Judicial se confabularon con la PGR y con la Unidad de Inteligencia Financiera para convertirse en jueces a modo, dictando resoluciones abiertamente ilegales y con una sola finalidad: buscar la condena a toda costa.

Del Toro informó que el próximo miércoles a las 17:00 horas, tiempo de Washington, se reunirá con el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrao, a quien le entregará la información sobre el caso de su cliente.

Entre los funcionarios denunciados está el fallecido juez Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales, Alejandro Caballero Vértiz; su ex secretario de acuerdos, Jorge Bernal Reyes, actualmente candidato por Morena a edil de Chignahuapan, Puebla; los magistrados integrantes del Quinto Tribunal Colegiado en materia Penal en la Ciudad de México y la consejera de la Judicatura Federal, Martha María Hernández.

Con información de MVS