Seamos realistas: ninguna pena de muerte hace justicia. ¡Pero ah que ganas de matar dan a los delincuentes!