Por Eleazar Flores

OLVIDADIZOS-. Seguro que nuestra mala alimentación influye en tener mala memoria pues a estas alturas del sexenio por fenecer, olvidamos que recién iniciada, la administración capitalina enjuició hasta el cansancio al ex jefe de gobierno Marcelo Ebrard Casaubón, por lo de la LÍENA DORADA.

Si, la línea 12 del Metro que se paralizó más de un año y su rehabilitación fue costosísima.

MEMORIA-. A los pocos meses de llegar a la jefetura de gobierno, Miguel Ángel Mancera Espinosa o sus “genios”, descubrieron infinidad de fallas en la famosa Línea 12 o Línea Dorada del sistema de transporte colectivo Metro. Las más notorias: que los rieles del metro eran de distinta medida a los vagones que se compraron o rentaron. Total que esa línea tuvo que parar.

La línea fue inaugurada por el entonces presidente Felipe Calderón y el jefe de gobierno Marcelo Ebrard, ya a finales de dicho sexenio, siendo el único evento en el que ambos aparecieron en un evento público por lo que los chicos de la prensa, fotógrafos y camarógrafos principalmente, se dieron vuelo haciendo tomas e imprimiendo placas para sus medios

Debido a ese empeño, todos los medios captaron el momento en que la escalera eléctrica de dicha línea se paró, no obstante que sí había corriente eléctrica. Bromas y risas al por mayor pero el presidente Felipe Calderón aguantó vara en tanto que el jefe de gobierno seguro estuvo en predicamento que no pasó a mayores.

Cuando Miguel Ángel Mancera anunció los peligrosos desperfectos se llegó hasta las empresas constructoras, entre ellas la del Grupo Carso de Carlos Slim. Dimes y diretes de gobierno y constructores pero a ciencia cierta nunca se supo el grado de responsabilidad de unos y otros, así como los costos de reparación, casi dos años después.

Debido a esos desperfectos se supo que el ex jefe de gobierno Marcelo Ebrard a quien apuntaba la mayor responsabilidad, se encontraba viviendo “modestamente” en algún lugar de Paris,  sostenido por sus ingresos de 150 mil pesos mensuales producto de sus labores como conferencista, lo que nadie o muy pocos le creyeron.

Total que Marcelo jamás se vio en predicamentos ni por ese ni por otros hechos más.

Ya en periodo formal de campaña, Andrés Manuel López invitó a Marcelo a incorporarse a su equipo de trabajo con responsabilidades específicas en el norte del país “y espero que me paguen”, contestó el carnal a una de muchas preguntas de prensa.

Ayer, que el propio López Obrador lo anuncia como su propuesta para la cancillería, el olvido de la línea 12 o dorada y culpables, será mayor.